Entradas

Imagen
Samhain
Los antiguos pueblos celtas, al terminar octubre, celebraban una gran fiesta bautizada con la palabra gaélica Samhain para conmemorar el final del verano”. Se acababa el tiempo de las cosechas, y a partir de entonces, los días iban a ser más cortos y las noches más largas. En esa mágica noche de rituales se abría la puerta al más allá, y los espíritus de los muertos volvían a visitar el mundo de los mortales. Para ahuyentar a los malos espíritus se encendían grandes hogueras y se dejaba comida y dulces fuera de las casas. También se encendían velas para ayudar a las almas de los familiares muertos a encontrar el camino hacia la luz y el descanso junto al dios Sol, en las Tierras del Verano.

En diversos lugares del mundo esta tradición de honrar y traer a la memoria a las personas que han muerto ha pervivido hasta nuestros días. En España, por ejemplo, celebramos el Día de Todos los Santos, una tradición católica en la que es costumbre visitar los cementerios donde yacen nuest…